unayotravezmas

Sabtu, 09 Januari 2016

Casi imposible, pero el casi me convence.
Casi casi casi, casi pasa medio siglo.
No, pero quizás sí..

Casi, o no tan casi.
Me convence, o casi me convence.
La duda mata, más si es por mí misma.
Prefiero creer en lo preciso de las palabras ajenas,
su seguridad al estar lejos de la epidemia las hace
verdaderas, concretas.
El veneno te mata por ese medio siglo,
pero no vale la pena morir y luego nacer para morir.
Morir de qué? morir de no haber vivido, no haber nacido.
O casi haber nacido, casi casi.
La solución sencilla encontrada es una copa de veneno.
Veneno cruel, que no te mortifica por siempre,
sino te despierta en las páginas finales de la novela,
para leer el desenlace y morir en la intriga de conocer
el cuerpo de la historia, de la vida y de la memoria.
Solo es avanzar.

La copa sobre la mesa no tiene la culpa,
ella no te seduce, no sabe hacerlo,
y tú tampoco.

Casi gané medio siglo de vida,
o de un prólogo de vida.
Un veinticincoavo de vida.
Vida, V-I-D-A.
Esto no es vida.

La copa sigue sobre la mesa,
y sé que ella no tiene la culpa,
y también sé que ella no me seduce.

Pero dudo, o quizás no dudo.

La deseo más que antes.
pero aún no tomo una decisión.
Las ventanas ya no quieren verme más
en esta incertidumbre dramática.

Se fueron y me dejaron a oscuras.
O quizás no se fueron, quizás no las veo..
Yo sé que se fueron,
pero prefiero creer que no las veo.

Estoy sola, o casi sola:
La copa sigue ahí, no la veo, pero sé que sigue ahí,
es de lo único que estoy segura..

O quizás no sigue ahí..
La copa no tiene la culpa,
ella no me seduce,
sé, lo sé. Sé que no sabe seducirme,
pero tal vez si sabe alejarme.

No me importa, y tampoco me importas.
Solo quiero enredarme con 300 putas esta semana,
a ver si logro agotar esta energía que por estos días no necesito.

Necesito mujeres, probablemente también hombres.
o quizá no.

Ya no puedo decidir.
No sé si hay copa, naturalmente tampoco veneno.
Tampoco sé cómo se aprende a caminar denuevo.
Cómo practicar si no hay claridad, las ventanas se aburrieron también.
Es patético, pero tal vez no..
Tal vez ya decidi hace varias horas sin darme cuenta,
tal vez ya opté por respirar y sentarme aquí a escribir palabras que nadie leerá.
Tal vez me siento bien y no lo noté..

Casi piso el medio siglo, pero sigue siendo un casi.
Un casi del que estoy segura, pero sigue siendo un casi.
Casi cierto-innegable-verdadero-real-tangible-inequívoco-infinito...

Estoy bien, o quizá no estoy bien,
pero me siento normal:
Casi normal.
-Llovió y amaneció, recien! te prometo que recien!!
Hace 1 minuto.... o quizá 60 segundos, no lo recuerdo bien..
Debo estar soñando, pero de qué vale pensar que es un sueño,
aun lo siento real, eso es lo que importa...ven, vamos! -
......-
Pocas veces en el mes miro al cielo,
pero hoy fue la oportunidad,
a este cielo le debo mi vida,
casi caigo a él, estuve tan cerca de aferrarme a la lluvia.

Hace calor, salió un poco de sol,
y hoy me di cuenta que dios no existe,
porque la palabra dios simplemente no me gusta,
prefiero creer en ñejayswuañiñeu.
Grito al cielo y te lo agradezco,
¡qué felicidad siento al gritar gracias gracias gracias gracias!

Ayer no le encontré sentido profundo a esta vida,
y hoy tampoco.
Pero comienzo a aceptarla y a acostumbrarme a sus trampas.

No creo en dios, pero sí en ñejayswuañiñeu..
me salvaste la vida, me observaste este tiempo sin siquiera tener ojos.
Por un tiempo te odié, como todos los creyentes alguna vez dudan de su dios pero hoy te lo agradezco, me diste el trago más amargo de tu reserva, y luego uno aún más que el anterior, para luego darme el que bebía todos los días...
Y ahora lo amo... te agradezco por darme lo mismo que tuve todos los días.
No es lo mismo tener un dulce,
a que tener un dulce, que te lo quiten y luego te lo devuelvan:
No es el mismo dulce..

Desde el 11 de enero no me gusta el pastel de avellanas,
me dió insolación justo después de comer eso,
me dieron tantas náuseas que sin intención alguna lo odio,
te odio pastel de avellanas..
Pero no lo encuentro tan malo... pero no me gusta!
pero por qué no me gusta!...

Tal vez mi mente influencia mucho en mi decisión, quizá si me gusta el pastel de avellanas, pero mi mente sólo sabe decir que no porque en eso acordamos entre el 11 de enero y yo.
Sigamos los acuerdos y las reglas
o mejor te vas a bailar con las sonrisas-saltarinas-enamoradillas...
tú decides... perdón, quise decir yo..

Las cortinas se cierran, pero no estoy triste, hay tanta confianza y seguridad en todos los corazones en que mañana alguien las abrirá en la mañana, para ver como nos espera este nuevo día, no veo nubes, habrá sol, no llevaré chaleco, prefiero soportar el frío de la mañana al paradero para ahorrarme a la vuelta traerme mi chaleco en la mano, prefiero soportarlo, no me hace feliz, pero me sirve.

Hoy cuando abrí la puerta de mi casa, siento que no sólo abrí la puerta de mi casa..
Amo el pastel de avellanas!!!
También al cielo.
También a ñejayswuañiñeu.
También bailar con las sonrisas-saltarinas-enamoradillas.
Y también a ti.
Como en aquellos días de sequía y carestía,
en que las aves no tenian el alimento,
unas murieron de hambre,
algunas siquiera hambre tenían,
otras creyeron comer, pero sólo tragaron cortezas de semillas,
murieron también...

Pero era de venir,
al fin llegó el agua, por el Este,
fue el momento más feliz de aquellos años,
volver a sentir ese aroma a tierra húmeda que tanto amo...

Los pajaritos se sentían tan cómodos,
comían y bebían,
pero yo creo que olvidaron disfrutarlo.

Lo práctico es práctico y las fantasías son fantásticas.

Lo intangible es emocional.
Lo emocional es interior.
Lo interior es espiritual.
Lo espiritual es místico, subjetivo..

Lo práctico es práctico,
pero yo no vivo porque es práctico.

Los pájaros... los pájaros comen.
Comer por que deben comer para despertar al otro día.
Porque su instinto los llama a comer.
No saben lo que comen, no disfrutan lo que comen, no piensan lo que comen, no saben si les gusta lo que comen, cuánto les gusta...
Quizá les gusta, pero sin pensarlo, y puede llegar a lo mismo,
pero es mejor abrir los ojos un poquito, más.

Es comer, sólo comer.
Comer lo subjetivo, lo místico, lo espiritual, lo interior, lo emocional, lo intangible.

Lo práctico es práctico.

Dejémoslo para personas prácticas...
Acostada en la cama todas las lágrimas terminan detrás de mi cuello.
Con el pelo húmedo.

Cada vez se me hace más imposible respirar por la nariz.

Los detalles de un rostro a contraluz provoca llantos internos,
emociones monumentales que sólo pueden salir mojadas.

Pero los detalles de un pedazo de carne provoca deseos de comerla,
hasta quedar satisfecho.
Aún me pregunto en qué momento dejó de gustarme la carne...

Recordando quizá las palabras de mi abuela,
cuando me decía que una ensalada sin aliño sigue siendo ensalada que sacia hambre,
pero no con el mismo sabor que una con aliño.

No quiero quitarme el hambre,
prefiero disfrutar los sabores agradables, sutiles, magníficos...

Los detalles de una persona que en vez de perdonar, entiende,
puede provocar la paz de la otra.

Pero los detalles que sólo ven unos ojos enamorados
pueden revolucionar la vida,
a tal punto que ya mis noches verano
me las paso mojando la almohada... con gotas de amor.

Acostada en la cama todas las lágrimas terminan detrás de mi cuello,
y con la sonrisa triste intacta en mi rostro pienso que se confunde mucho pena con emoción.
Porque no estoy triste...

Te amo.
Las malas noches regresaron.
Cómo anhelo el amanecer lo más pronto posible.
No hay cosa alguna como la luz que me de la confianza de dormir en paz.

Andan fantasmas y demonios esta noche,
y mi cintura se vuelve objeto de un juego que no decidí participar.

Ya casi no existen noches en que no destapen mis pies al frío..
siento el corazón palpitando en mi cabeza y un dolor incurable.

Tengo miedo.
La desconfianza en mi piel me arde..
No quiero que vuelvan a tocar mi pies por las noches,
pero creo que eso es mucho pedir...

Sólo la luz puede devolverme la seguridad para enfrentar
con firmeza a los fantasmas que no me permiten dormir.

Tengo sueño, mis ojos caen naturalmente
y una voz acompañada de una sombra me interrumpe;
no les agrada mi descansar,
porque sólo ahí es cuando poseo mi máxima libertad,
una exorbitante expresión de mi real yo.

La punta de la nariz y mis dedos están congelados
y me doy cuenta que siempre hay motivos para llorar.

Y no sólo la luz puede devolverme la seguridad de dormir en paz,
la compañía de aquel anula todo lo anterior,
y hace que mis escritos pierdan sentido, en especial este.

Esta noche tengo visita.
Debo irme, y olvídalo:
Retiro lo dicho.
La maleta roja un poco colapsada ponía resistencia a mi fuerza,
yo deseaba ese viaje, sí, mucho...

Llevaba de todo, un poco de dignidad, un tanto de moral que mi madre echó en un bolsillo secreto de mi maleta sin previo aviso, mmm qué más, bastante seguridad y sentimientos varios.
Pesaba, ay! cómo pesaba, el joven del pelo claro agregó en la maleta una caja llena de consciencia,
por si la necesitaba....

La maleta roja un poco colapsada ponía resistencia a mi fuerza,
yo deseaba ese viaje, pero la caja me hacía pensalo, ahora.

Mi padre me dijo: "Hija, lleva este recuerdo mío, te será útil después de cada acto",
y me entregó una bolsa con culpa; abultaba poco pero pesaba harto.

Las voces internas que inventan los ancestros frutalisísticos me hicieron echar una considerable cantidad de duda, por si hacía falta.

La maleta roja ya exageradamente colapsada ponía resistencia a mi fuerza,
yo deseaba ese viaje... hhhmm.... yo deseaba ese viaje?

Los conejos dientudos opinaban que mi maleta no era necesario llevarla,
sólo mis pies dispuestos a caminar bastante,
que no lo pensara dos veces, ni tampoco una,
no había nada que entender.... cuándo entendería yo eso!
había que dejarlo ser..

La palomera con sus palomas puntuales en la misma banca en el monótono mismo parque.
La paloma blanca me dijo que llevara mi maleta, sino mucho mejor que me quedara aquí,
más segura, que mis pensamientos eran aberrantes y pecados castigados cruelmente:
si no era en el infierno sería en mi consciencia que estimulaba a la culpa la cual me desató la moral familiar/social/mundana, finalmente la duda terminaría por destruirme.....
o mirar distintos puntos de vista, dos en vez de uno.

Dos en vez de uno.
Dos en vez de uno.
o quizás uno y medio, pero con el diablo en el cuerpo.
Sería bonito.
El del chaleco rayado,
olvidó su chaleco rayado y los abrazos espontáneos.

Inhalo perfumes impregnados en telas,
con los pies descalzos y la gravedad actuando sobre mi sangre.

Imperfecciones que en mi calidad de un ser cósmico
he odiado por 120 meses.

Aromas que brotaron de las estrellas y de los libros del olimpo
desataron también gravedad en el agua de mis ojos. Dejaron de interesarme
los dilemas de años anteriores y los retomo desde otra perspectiva.

Todo el perfume que inhalé terminó conmigo,
cuando comencé a necesitarlo.

En mi cama ya no caben las putas: ellas no huelen bien,
o no como yo quiero.
En mi cama no cabe el maestro: sabe más de lo que espero,
o más que el de chaleco rayado. Porque con él pactamos caminar sutil y preciso para respirar los detalles de cada gramo de sabiduría.

Masticar, saborear, digerir,
suavemente como lo saben hacer los niños de pelo claro con las niñas de pelo rojo:
Son casos especiales.

Cuando se comprende que del amor al odio no hay un paso,
pero sí del amor al amor mojado.
Cuando hicimos callar al curita: "Hasta que la muerte los separe"
Porque te maté y luego me mataste,
y sin aire en los pulmones te grité en off cuánto te amaba,
aunque después de muerta siguieras apuntándome al pecho...

El de chaleco rayado olvidó su chaleco, y los abrazos espontáneos
y las conversaciones en mute.

Los niños de pelo claro y las niñas de pelo rojo si caben en mi cama:
Son casos excepcionales.